Prepárate un jarabe para la tos con siete plantas

¡Comienza el invierno!
Si como yo, lo recibes con una congestión bronquial persistente, acompañada de una tos seca, te animo a elaborar un jarabe natural para combatir el malestar.
Por la composición de las plantas que voy a enumerarte a continuación, está especialmente indicado para aliviar las vías respiratorias mediante la movilización de las mucosidades de los bronquios para favorecer su expulsión.
Las plantas que contiene son:
1.- Malvavisco (Althaea officinalis)

Malvavisco. Althaea officinalis
Malvavisco

Su nombre científico, Althaea, deriva del griego altaino, que significa “yo curo”, atestiguando así, la alta consideración de que gozaba la planta en el mundo antiguo. Tiene propiedades expectorantes, emolientes, diuréticas y cicatrizantes.
Se usa la raíz por encontrarse aquí los compuestos activos que la hacen expectorante.
2.- Regaliz (Glycyrrhiza glabra)

Regaliz. Glycyrrhiza glabra
Regaliz. Glycyrrhiza glabra

Sus virtudes fundamentales son la de ser béquico, expectorante, anti inflamatorio y activo en caso de úlcera gástrica. Desde tiempos remotos se utiliza en las afecciones del sistema respiratorio. En 1950 se comprobó su efectividad en la cura de las úlceras estomacales.
Se la puede usar pues, en caso de tos, ronquera, catarros, bronquitis, gastritis y úlceras.
Del regaliz se utiliza también la raíz.
3.- Llantén (Plantago mayor, lanceolata y menor)

Plantago lanceolata
Plantago lanceolata

Es una planta rica en mucílago, y contiene además saponinas, ácido oxálico, ácido cítrico y potasio. Entonces es una gran emoliente y astringente, por lo cual se usa por vía interna para curar los catarros bronquiales, la ronquera y la tos de los fumadores (y no fumadores). En caso de tos, actúa como béquico, ayudando a la expectoración.
Se usan las hojas.
4.- Pulmonaria (Pulmonaria officinalis)

Pulmonaria officinalis
Pulmonaria

Sus componentes activos son entre otros, el mucílago, ácido salicílico y taninos que le confieren propiedades astringentes, emolientes, sudoríficas y expectorantes.
Se utilizan las hojas y las sumidades florales.

5.- Hierba de los cantores (Sisymbrium officinale)

Sisymbrium officinale. Hierba de los cantores. Erísimo.
Hierba de los cantores

Es muy buen expectorante. Por ellos, sus principales aplicaciones, como su nombre indica, son la ronquera y las afecciones de bronquios y laringe.
Se usa toda la parte aérea de la planta para elaborar los preparados.

6.- Verbena (Verbena officinalis)

Verbena officinalis
Verbena officinalis

Esta planta posee múltiples usos: es digestiva, tónico-estimulante, combate las jaquecas y es diurética. Pero la propiedad que más te interesa ahora es la de combatir las fiebres y bronquitis por su capacidad expectorante y antiinfecciosa.
En la antigüedad se consideraba una planta sagrada que se utilizaba en los conjuros y otras ceremonias mágicas. Se recolectaba la víspera de San Juan y se celebraban grandes festejos, que son los que han dado nombre a las actuales verbenas.
Se utiliza toda la parte aérea de la planta.
7.Tomillo (Thymus vulgaris)

Thymus vulgaris. Tomillo
Tomillo. Thymus vulgaris

Es una planta dotada del mayor número de virtudes y una de las más conocidas y apreciadas desde los tiempos más lejanos. Entre sus principios activos presenta esencias (timol, cineol, pineno, borneol), principios amargos, taninos y resinas.
La esencia del tomillo es una gran desinfectante. Por eso su propiedad fundamental es la de ser antiséptico, por lo cual se emplea en casos de bronquitis, gripe, resfriado, tos e infecciones varias.
Se utilizan las hojas y las sumidades florales.

Ahora ya sabes qué plantas debes utilizar para elaborar tu jarabe. La siguiente pregunta es ¿Qué hago con ellas?
Lo primero que tienes que saber es que es mejor trabajar con planta seca que con planta fresca porque, al estar desprovista de agua, las cantidades a utilizar son menores. Dicho esto, empecemos con la receta.

Coges 100grs de planta seca por litro de agua (repartir los 100grs entre las 7 plantas que contiene el jarabe, entonces son 14grs de cada planta aproximadamente) y realizas una decocción.
Dejas reposar 15 minutos, filtras y mezclas con miel en la siguiente proporción: una taza de miel por cada 4-5 tazas de decocción. Puedes envasarlo en botellas de vidrio de medio litro, litro o de 200ml. de capacidad.
Se conserva un mes en frigorífico y si hierves las botellas al baño maría durante 20 minutos, puedes conservarla durante 2 años.

¿Te vas a animar a elaborar tu propio jarabe? ¿Te ha parecido difícil la receta? ¿Ya la conocías? Anímate a comentar tus impresiones.

Bibliografía:
“El botiquín de las hadas”. Clara Castellotti. Ed. Tikal.
“Remedios natuales con plantas”. Ed. Bainet.
“Plantas medicinales en el País Vasco”. Gabriel Vázquez Molina. Ed. Txartoa.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

¡Anímate a comentar!