Cómo adelgazar, calmar dolores y llenarte de luz con una única planta

¿No te ha pasado alguna mañana, al levantarte, sentir tu cuerpo rígido como una tabla? Y, ¿tras reptar hasta el baño y encaramarte al espejo, darte un susto de muerte al ver tu cara reflejada en él?

Y , en esta situación ¿no has deseado conocer la receta de una pócima mágica que te insuflara un poco de vitalidad y belleza?

A mí sí me ha pasado. ¡Y más de una vez, a mi pesar!

Y la verdad; pócima, pócima, quizá no haya; pero sí que existe una planta que ayuda a reconstituir a una dama (y a un caballero) y devolverle su mejor cara en situaciones un tanto complicadas.

Su nombre es Filipendula ulmaria. También llamada Hierba de los prados.

Crece en prados, sobre todo si son pantanosos. Igualmente la encontrarás en zanjas, en los bordes de los caminos y en pequeños canales de agua. Le gusta tener los pies mojados, por lo que aparecerá en lugares encharcados.

Durante los meses de junio, julio y agosto la verás erguirse con su elegante porte por esos lares. Puede alcanzar hasta 1,5m de altura. Es una planta vivaz . Sus hojas son muy características. Poseen largos peciolos divididos en muchos foliolos muy desiguales y dentados. Las flores crecen en ramilletes; son pequeñas y de color blanco.

Te describo la planta para que aprendas a reconcerla. Para ayudarte, adjunto una foto.

IMG_20160703_121057

Y si durante este verano consigues ver alguna, síguele la pista. Posee cualidades muy interesantes que conviene conocer. Por ejemplo:

  1. Tiene ácido salícilico (como la aspirina). Asi que calma las jaquecas y baja la fiebre.
  2. Posee una acción anti-reumática. Mantiene a raya los dolores reumáticos y artríticos.
  3. Es una gran diurética que te ayudará a adelgazar y combatir la celulitis y los edemas.
  4. Inhibe la acción del ClH presente en los jugos gástricos, por lo que te facilitará la digestión.
  5. Se le atribuye cierta capacidad como cicatrizante y astringente (diarreas).
  6. Pero su gran valor añadido es su capacidad para devolver el buen humor y disipar las tristezas.

Estos seis dones y un poquito de magia convierten a la Ulmaria en Una Dama de Luz. En una gran Señora que trasmuta las energías que fluyen a tu alrededor transformándolas en rayos de luz. Ayudándote así a superar estados de negatividad, tensión y sufrimiento. A infundirte paz y serenidad interior. A equilibrarte las energías masculina y femenina. A diluir la amargura y los resentimientos enquistados. A mejorar tu carácter al transformar la lucha y el sufrimiento en paz y dulzura.

¿No te parece maravillosamente mágica?

Para comprobar sus efectos, recolecta sus flores y hojas y úsalos de diversas maneras: en infusión o en tintura

 También puedes llevar saquitos de planta fresca cerca del corazón para desbloquear la emotividad.

¡Aprovecha el verano! ¡busca esta majestuosa planta! y ¡lánzate a lucir bella y luminosa!

No te olvides de dejar tus comentarios.

Bibliografía: La magia de las hierbas.Plantas medicinales en el País Vasco. Gabriel García Molina.

 

Guardar

Guardar

Guardar

¡Anímate a comentar!