Ayúdate de las plantas para afrontar etapas dolorosas

¿Tienes mascota?. ¿Lleva tiempo contigo o acaba de entrar en tu vida?. ¿Es un perro o un gato?. ¿Un pájaro?. ¿O quizá, otro tipo de animal más exótico?. ¿Comparte contigo el mismo espacio? ¿O se encuentra en un lugar diferente?

Sea como fuere tu experiencia con una mascota, existe un hecho irrefutable: su tenencia te conduce a integrarlo en tu vida. A abrir un hueco en el espacio de tu mundo y colocarlo en él . A utilizar parte de tus recursos en cuidarle y abastecerle de lo necesario con el fin de garantizarle una vida saludable.

Esta actividad, sí o sí, genera contacto. Sino diariamente, casi. La frecuencia del contacto genera hábito. Y el cúmulo de tus hábitos genera historia: la historia de tu vida. Una vida compartida, ¡al menos!, con una mascota.

¿Y qué pasa cuando esa mascota ya no está? A pesar de que su desaparición es instantánea y el hueco que deja es inmediato, el hábito de darle de comer, de sacarlo a pasear y de llevarlo al veterinario no se desintegra a la misma velocidad.

El hábito tiene una cadencia lenta; la muerte es inminente. Desde que se produce la desaparición del animal que cuidas hasta que se diluye la costumbre de cuidarlo transcurre un tiempo. Un tiempo denso y lento llamado duelo. Te guste o no, es inevitable. Antes o después, con una experiencia o con otra, deberás convivir con él.

Toda actividad lleva implícita en su desarrollo la manifestación de su opuesto. Como ser social y sociable que eres, la necesidad de establecer contactos con otros te impele a establecer relaciones, y este hecho te aboca irremediablemente a experimentar su desaparición (nadie es eterno). Y con ella, a vivir ese tránsito incómodo que supone adaptarse a su no presencia.

Aunque doloroso, es un proceso natural. La Naturaleza lo sabe. Y te ayuda. Como siempre, ofrece sus recursos para fortalecerte. La farmacopea natural también contempla el tratamiento de las emociones asociadas a procesos de duelo, pérdidas, miedos, stress, ansiedad y angustias.¿Qué planta tienes qué utilizar?

El Hipericum perforatum, también conocida como Hierba de San Juan porque florece para esa fecha. También posee otro nombre: “prozac vegetal”, por su propiedad como antidepresivo suave.

Mediante su uso interno en forma de infusión, te preparará para recibir malas noticias. Te ayudará a centrarte y a asumir experiencias difíciles.

Si mezclas el Hipérico con Melisa (equilibradora del sistema nervioso) y con Lúpulo o Valeriana (inductores del sueño) obtendrás una combinación perfecta para fortalecerte, relajarte y descansar durante esos “períodos oscuros”. Para aumentar sus beneficios puedes aderezarla con miel de azahar.

El Hipérico tiene muchas más propiedades. Es una de esas plantas imprescindibles que hay que tener en la botica. Pero hoy, sólo quiero resaltar ésta.

¿Te ha parecido útil el post? ¿Estás pasando actualmente por algún período difícil? ¿Conocías ya las aplicaciones de esta planta? Deja tu comentario. Me encantará saber tu opinión.

Soy tan guapo..En memoria de mi incondicional amigo ZAR que me acompañó generosamente hasta el 25 de abril de 2016.

Guardar

¡Anímate a comentar!