Pasta de madera versus barra de cera en la elección de la técnica más adecuada de restitución de un mueble

Estoy restaurando un estuche para cubiertos. Te lo describo, aunque puedes ver la foto.

Caja de cubiertos

Se trata de una caja de madera con tres cajones a diferentes alturas dónde guardar los elementos de la cubertería. El acabado en madera y las asas de los cajones le confieren un aspecto clásico. El objeto se encuentra en bastante buen estado, salvo por la presencia de unos agujeros muy grandes provocados por la carcoma. Cómo puedes observar en la foto de la tapa.

Cuando el mueble llegó a mis manos observé que su dueño había utilizado pasta de madera para tapar los aparatosos agujeros. Al principio me chirrió un poco la vista, porque la pasta de madera utilizada era de un color muy distinto al de la caja, y porque, al aplicarla, no había conseguido tapar del todo las incómodas hoquedades que salpicaban toda la superficie.

Lo primero que pensé fue que yo no hubiera utilizado ese material para esta tarea, pero después de limpiar la caja, y quitar todos los restos de pasta  cambié de opinión. La verdad es que no quedaba tan mal. Aunque a lo mejor, si su dueño hubiera conocido la naturaleza y comportamiento del producto que utilizó, quizá la elección del material hubiera sido otra.

Para que a tí no te ocurra lo mismo, y apliques un buen criterio en la elección del acabado que desees dar a tu mueble, me parece interesante enumerar las características que definen el comportamiento de ambos materiales.

Comenzemos pues:

  • Pasta de madera. Se utiliza para reconstruir pequeñas pérdidas en la madera. Es de consistencia similar a la masilla y se compra premezclada con cola. Puedes encontrarla en muchos colores, lo que te permite mezclarlas entre ellas para encontrar el tomo deseado. También puedes adquirir pasta de color natural y teñirla. Al contrario que las ceras, las pastas aceptan el tinte, aunque no se oscurecen tanto como la madera al ser teñida.
  • Barras de cera.  Son muy útiles para tapar los agujeros de la carcoma y las grietas más finas. Se presentan en muchos colores y tonalidades, que pueden mezclarse amasando los trazos con los dedos para que adquieran maleabilidad y así, penetrar fácilmente en los agujeros. Por su condición grasa no absorben el tinte.
    Pasta de madera-barra de cera

Hasta aquí la teoría. Sin embargo, puedes ir más allá y experimentar con su comportamiento en otras situaciones.

Por ejemplo:

  1. Utilizar pasta de madera para tapar los agujeros de la carcoma en un mueble que desees teñir completamente para darle un acabado perfecto. Como la pasta de madera admite tintes, su presencia se mimetizará con el resto del mueble. Después de la limpieza o decapado, actúa en el siguiente orden: aplica pasta de madera, tiñe y aplica el acabado que quieras. Con él, homogeneizarás toda la superficie.
  2. Si quieres un acabado en goma laca, puedes utilizar pasta de madera para tapar cualquier agujero o grieta. Procura que el color de la masilla se parezca al del mueble. Si no lo consigues, puedes tranquilizarte un poco porque la goma laca brilla mucho. El brillo desvía la atención del ojo hacia él, en vez de hacia las imperfecciones del proceso de restauración. Esta característica te permitirá ocultar imperfecciones, siempre que sean ligeras, ¡claro!.
  3. Si el mueble no necesita ser teñido y quieres conseguir un acabado impecable, usa barras de cera para tapar grietas de pequeño tamaño y/o agujeros de carcoma. Procura que el color de la cera se parezca al máximo al color del mueble. La maleabilidad de la cera tapa el agujero completamente, se vuelve invisible. El resto de la cera se quita con lana de acero del 00. Si, además, aplicas cera como acabado, desaparecerá todo rastro de agujeros. El mueble se verá como nuevo.
  4. Combina ambas técnicas. Si haces esto, usa la pasta de madera antes de la tinción del mueble y la cera después.

Una última apreciación. En el proceso de restauración, no es necesario tapar los agujeros de carcoma. Mostrar las heridas de un mueble le confiere gran personalidad. Es un valor añadido integrar en su look final el paso del tiempo. Ahora bien, si eliges esconderlos, procura que no se noten nada.

¿Conoces otros trucos a utilizar con estos materiales? Compártelos a través de tu comentario.

 

Guardar

Guardar

¡Anímate a comentar!